Tarde

Se le hacía tarde, muy tarde, tan tarde que se arriesgaba a perder algo.

Como si le fueran a arrebatar algo vital para su existencia, no podía parar de moverse, de respirar tan rápido que pensé que se hiperventilaría y de dar golpecitos en su maleta.

Seguramente iba a perder su vuelo, pero yo sentí que su pérdida iba a ser mucho mayor. Tal vez perdería al amor de su vida que había embarcado y estaba sentado cómodamente en su asiento, o tal vez perdería la oportunidad de viajar a la otra punta del mundo a despedirse de alguien querido.

Y es que a mi, esa urgencia se me hace incomprensible si no está relacionada con el amor.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: